Saltar al contenido

Tarta Sacher

La receta original paso a paso (Rápido y fácil!)

tarta sacher receta de trata

Hoy traemos una de las recetas con chocolate con nombre propio, y cuya receta tiene hasta historia, con lo que debe estar sí o bien sí en cualquier recetario de pastelería.

La Tarta Sacher (o bien Sachertorte en alemán) es una tarta propia de Austria, y cuyo ingrediente protagonista es el chocolate. Fue inventada en mil ochocientos treinta y dos por Franz Sacher, y la tradición familiar hizo que tanto en su confitería como en el Hotel Sacher que creó su hijo se sirviese esta deliciosa tarta.

Esto dio sitio a disputas a mediados del siglo veinte, y es en el hotel donde se prosigue sirviendo la «Original Sacher-Torte», al paso que en la confitería toma el nombre de «Eduard Sacher-Torte», en honor al hijo de Franz.

Tarta sacher receta original

Preparación: 50M

Cocción: 40

Cocina: alemana

Calorías: 610

Ingredientes para la tarta sacher

Ingredientes para el bizcocho y el relleno:

  • 100 gr de mantequilla,
  • 100 gr de almendras peladas,
  • 6 huevos tamaño L,
  • 100 gr de azúcar glas,
  • 100 gr de azúcar blanco,
  • 65 gr de cacao puro en polvo,
  • 100 gr de harina de trigo,
  • 10 gr de levadura química (tipo Royal)
  • 300 gr de mermelada de albaricoque.

Ingredientes para la cobertura de chocolate:

  • 100 ml de nata para montar,
  • 130 gr de chocolate para fundir,
  • 20 gr de mantequilla sin sal,
  • 2 cucharadas soperas de agua.

Preparación, de qué forma y como hacer la receta original de Tarta Sacher:

Lo primero que vamos a preparar es el bizcocho.

  1. Para esto empezamos dorando las almendras, puedes hacerlo poniéndolas en una bandeja de horno y a ciento cincuenta grados a lo largo de unos uno minutos vigilándolas que no se quemen, o bien más veloz en una sartén como hemos hecho , apenas cinco minutos a fuego medio y removiéndolas para evitar que se doren demasiado,
  2. Con una picadora las desmenuzamos y las dejamos tal y como si fuera una harina gruesa a fin de que se mezcle con perfección con el resto ingredientes,
  3. Reserva.Precalienta el horno a ciento setenta grados  mientras preparas el bizcocho.En un bol grande mezcla la mantequilla (que habrá de estar en textura pomada, esto es, sácala cuando menos treinta minutos ya antes de la nevera a fin de que sea simple trabajar con ella) y el azúcar blanco, y bátelo bien hasta el momento en que la mezcla sea espesa y blanquecina y el azúcar se haya integrado con la mantequilla,
  4. Ahora montaremos las claras. Los huevos deberán estar a temperatura entorno, con lo que sácalos de la nevera por lo menos media hora ya antes de empezar a manipularlos,
  5. Aparta las yemas de las claras dejando las claras en un bol grande y móntalas con unas varillas manuales o bien eléctricas,
  6. Cuando estén prácticamente montadas agrega el azúcar glas y prosigue con el proceso, intentando que no queden durísimas,
  7. En el bol en el que teníamos la mantequilla y el azúcar añade las yemas de una en una batiendo al unísono, y haz lo mismo con las almendras molidas,
  8. Incorpora asimismo el cacao a través de un colador a fin de que no tenga grumos y prosigue batiendo hasta el momento en que todos y cada uno de los ingredientes se hayan integrado entre sí,
  9. Incorpora las claras poco a poco y mezcla con movimientos envolventes con ayuda de una lengua de cocina a fin de que no se baje su esponjosidad,
  10. Con la ayuda de un colador, echa la harina haciendo que pase por él a fin de que se tamice, esto es, a fin de que caiga a la mezcla sin grumos y se disuelva mejor. Haz lo mismo con la levadura química. Mézclalas asimismo con movimientos envolventes,
  11. Forra un molde redondo con papel de horno (si es de silicona, no precisas el papel), y echa la mezcla del bizcocho. Estas cantidades son ideales para un molde de 22cm que acostumbra a ser lo estándar, puesto que si es más grande te quedaría demasiado bajo.Introduce el molde en el horno a altura media y enhorna alrededor de 35 minutos
  12. Para revisar si está ya listo, introduce un palillo en el bizcocho, y si sale limpio es que está ya listo,
  13. Si no, déjalo unos pocos minutos más mas observando no pasarte a fin de que no pierda jugosidad.Sácalo del horno y déjalo enfriar 10 minutos dentro del molde,
  14. Después desmóldalo y déjalo enfriar completamente para continuar con el próximo paso,
  15. Pon dos palillos en el bizcocho como puedes ver en la fotografía, de esta forma te servirán de guía para cuando debas regresar a unirlo,
  16. Divídelo en 2 partes y darle la vuelta al bizcocho, de esta forma va a quedar perceptible la una parte de abajo que será más recta y plana,
  17. Ahora que tienes 2 capas, pinta la de abajo con la mermelada de albaricoque y vuelve a poner la capa de arriba encima haciendo coincidir los palillos, y aplastando esmeradamente a fin de que las 2 partes queden unidas,
  18. Hay quien recorta los bordes a fin de que queden de forma perfecta definidos, mas esto es recetas de… ¡escándalo! y acá priorizamos el sabor y el ahorro de tiempo, y nos semeja un desperdicio el recortar los bordes solo para dejarla más bonita.

Ahora vamos con la cobertura de chocolate,

  1. Es una parte con determinada dificultad mas asimismo entretenida, y además de esto para los más chocolateros es un genuino placer «repelar» ese chocolate excedente que escurre la tarta.
  2. Pon en un cazo la nata, y cuando hierva separa del fuego y añádele el chocolate ligeramente troceado y la mantequilla.
  3. Con una lengua de cocina (espatula) remueve bien hasta el momento en que el chocolate se disuelva por completo (todo esto hazlo de forma rápida a fin de que la mezcla prosiga caliente).
  4. Incorpora las dos cucharadas de agua, es el truco terminante a fin de que la cobertura fluya por la tarta y quede bastante llano.
  5. Ten preparado el bizcocho encima de una rejilla y esta sobre una bandeja por el hecho de que el chocolate hará su aparición.
  6. Vierte por encima la cobertura de chocolate directamente del cazo y intenta duchar todo el bizcocho de manera que no debas alisarlo ni asistirte con una cuchase ni nada, sencillamente se va a ir amoldando a la tarta. Intenta que los bordes queden asimismo cubiertos de chocolate, y para ello quizá si te puedas asistir un tanto de una cuchase.
  7. Déjala enfriar al menos 30 minutos (si bien esto depende de la estación del año), hasta el momento en que veas que se ha coagulado la cobertura.
5/5 (1 Review)